/ / Enfoque perfeccionado a los programas integrales de la FEC
 
       
 

Enfoque perfeccionado a los programas integrales de la FEC

Enfoque perfeccionado a los programas integrales de la FEC

La Clínica ISIDA introdujo un enfoque nuevo a los programas integrales de la FEC (fecundación extracorpórea). Desde ahora en éstos entran la ICSI y vitrificación: dos componentes potentes de elevación de la eficiencia de la fecundación extracorpórea.

Aspecto masculino. Aplicación del método ICSI

Uno de los papeles principales en la fecundación exitosa pertenece al espermatozoide y a su capacidad de llegar al objetivo. Cuanto mayor es el número, mejor la movilidad y calidad de las células masculinas, tanto superior sea la probabilidad de obtener el resultado positivo. Sin embargo, hasta en las condiciones óptimas tienen lugar situaciones, cuando no se lleva a cabo la fecundación. En un 12 % de los casos las causas resultan desconocidas. ¡Pero la aplicación del método de la ICSI permite disminuir el riesgo del fracaso prácticamente en 6 veces!

El término ICSI (del inglés: Intra Cytoplasmic Sperm Injection – microinyección intracitoplasmática de espermatozoides) significa “Inyección de espermatozoide en el citoplasma del óvulo”. Con ayuda de unos micromanipuladores especiales el embriólogo perfora el óvulo e introduce el espermatozoide. Para la fecundación se introduce un solo espermatozoide, seleccionado minuciosamente por su estructura correcta y alta movilidad. En el transcurso de su aplicación esta metodología había demostrado sus ventajas: si antes el método utilizado in vitro era exitoso en un 65 % de los casos, la ICSI aumentó este índice hasta un 99 %.

Dicha metodología permitió disminuir riesgos relacionados con la variabilidad de espermatozoides. Las enfermedades, administración de medicamentos, cualesquier situaciones de estrés en vísperas de la toma de esperma pueden empeorar sus características y disminuir la probabilidad de una fecundación exitosa. Y la metodología de ICSI permite tomar en cuenta las particularidades del organismo de cada paciente y obtener el resultado máximo.

Aspecto femenino. Preparación del organismo y vitrificación

Para una fecundación exitosa es importante no solo obtener un embrión de calidad, sino también crear las condiciones óptimas para su desarrollo dentro del organismo femenino. Es que durante el periodo de estimulación en la mitad de mujeres se observan las condiciones desfavorables para implante del embrión. Los fármacos hormonales que se usan para estimular la maduración de óvulos podrán influir negativamente sobre el estado del endometrio, al que se fija el embrión. Si el nivel de hormonas después de la estimulación es demasiado alto, se recomienda esperar otro ciclo para trasladar el embrión. Ello es posible gracias a la criopreservación de embriones mediante la vitrificación, la que se usa también durante la hiperestimulación ovárica. Con ayuda de la vitrificación los médicos podrán ajustarse al ciclo del organismo femenino y trasladar el embrión al tiempo más favorable para ello.

La vitrificación es un tipo de congelación de embriones que garantiza un alto nivel de conservación de la capacidad vital de células. El procedimiento se lleva a cabo en la fase de 5-7 días de maduración del embrión. Cuando llegue el momento favorable para implantación, éste se descongelará y se transferirá al organismo de la futura mamá. Ello aumenta sustancialmente la eficiencia de llegada del embarazo. Los programas integrales de la FEC en la ISIDA incluyen la criopreservación de embriones hasta en caso, cuando no exista la necesidad de trasladar el embrión para el periodo más tardío. Uno de los embriones obtenidos se traslada, mientras que los demás se vitrifican para un embarazo probable en el futuro.

“El método de la ICSI y la vitrificación nos regalaron la posibilidad de ajustarnos a las particularidades individuales de funcionamiento del organismo de cada paciente. ¡Gracias a la minimización del riesgo durante los etapas de fecundación del óvulo y fijación del embrión en el organismo de la futura mamá, la eficiencia de la FEC aumenta en varias veces: la probabilidad de un embarazo del primer intento en mujeres de hasta 35 años de edad llega a un 60 %! Merced a la eficiencia de la ICSI y vitrificación crece la seguridad del éxito, lo que permite trasladar un solo embrión, excluyendo la posibilidad de un embarazo multifetal” – dice Evgeniia Ulaeva, andróloga, genetista, embrióloga, endocrinóloga de la Clínica ISIDA.

¡Para obtener una información más detallada de los programas integrales de la FEC diríjase a los especialistas de la Clínica ISIDA!